Cómo funciona el sistema político

¿Qué es el sistema político?, ¿en qué se distingue del Estado y del gobierno?, ¿cuáles son sus componentes?, ¿qué problemas lo afectan? Estas interrogantes funcionaron como punto de partida para la reflexión y el intercambio de ideas entre un grupo de panelistas y el público que asistió este 28 de enero al habitual espacio Último Jueves de la revista Temas. Andry Matilla, presidente de la Sociedad cubana de Derecho Constitucional y Administrativo; Roberto Conde, Secretario Organizador del Buró Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC); y Daniel Rafuls, profesor de Filosofía Política de la facultad de Filosofía e Historia de la Universidad de La Habana integraron el panel moderado por Rafael Hernández.

En esta ocasión, la número 140 desde que se iniciaron los Últimos Jueves, asistieron cerca de 125 personas para conversar acerca de algunas de las problemáticas que rodean al sistema político cubano, las maneras en que se define y se conforma, el papel del pueblo y las funciones del Partido, así como las percepciones en torno a si existe o no una despolitización entre la población, especialmente en estos momentos en los que se experimentan transformaciones que acompañan el proceso de actualización del modelo económico cubano.

Ante la interrogante de qué es el sistema político, los panelistas respondieron según sus preocupaciones, su propia práctica e inquietudes. Para Andry Matilla fue importante comenzar la discusión a partir de la necesidad de aclarar conceptualmente qué se entiende por tal; cómo este se relaciona con las vías, formas de acceder y ejercer el poder; o cómo el Estado y el gobierno son elementos constitutivos de dicho sistema, a pesar de que en muchas ocasiones se les confunde y se llegan a sustituir sus funciones y naturaleza por las del propio sistema político.

El profesor Rafuls, en un breve recorrido histórico del uso del término “sistema político” llamó la atención sobre su esencia de categoría histórica. “Cuando hablamos de sistema político nos sucede casi como cuando hablamos de sociedad civil. No hay sociedad civil mala y sociedad civil buena. Ambas son categorías”, y al referirse al sistema político cubano en particular, aclaró que al igual que pertenecen a este sistema instituciones que lo confirman, también lo hacen las instituciones que lo cuestionan.

Algunas preguntas emergieron de  estas reflexiones: ¿pertenece la iglesia al sistema político?, ¿el Partido?, ¿los militantes del Partido desde base también lo conforman?

Para Matilla, a la hora de valorar los problemas que afectan al sistema político, ya sea en Cuba o en cualquier otro país, es necesario comprender que todo sistema político es un instrumento y no un fin en sí mismo. En su intervención, recordó la frase de Bertold Brecht que reza “el poder proviene del pueblo, pero ¿a dónde va?”, y expresó que “el primer mal de todo sistema político es desvincularse de aquellos a quienes está destinado”, para opinar que en la base de los males que pueden aquejar al sistema político se encuentra el hecho de que “tanto aquellos que ejercen el poder como los destinatarios de su gestión no conocen las reglas de funcionamiento” de dicho sistema.

Otras ideas interesantes presentadas a debate fueron algunos elementos básicos que, de acuerdo con el profesor Rafuls, inciden en la conformación del sistema político: la forma de acceso al poder; quienes acceden; cómo se organiza entonces el sistema político desde el punto de vista jurídico y formal.

Desde el público se plantearon preocupaciones relacionadas con las normas o pautas que fija la Constitución; cómo funciona —y hasta qué punto resultan efectivos— los procesos de discusión y toma de decisiones dentro del Partido; qué grado de despolitización o no existe dentro de la población; así como el tratamiento que desde los medios nacionales de prensa se da a estas problemáticas.

Uno de los asistentes llamó la atención sobre la necesaria integralidad y multidisciplinariedad en el análisis del sistema político, una valoración que debe extenderse a toda la sociedad  pues resulta un tema que no se ha debatido lo suficiente en los espacios públicos. Mientras que alguien más recordó que hace cinco años cerca de ocho millones de personas discutieron profusamente el proyecto de Lineamientos de la política económica cubana, en estos momentos apenas 21% ha sido implementado, y eso tampoco ha sido discutido públicamente.

Estos son apenas algunos de los temas debatidos en este Último Jueves. En los próximos días, como es habitual, publicaremos una versión mucho más ampliada de los criterios e impresiones motivadas por la necesidad de conocer qué es el sistema político.  

 

Ocuparon esta vez la mesa de expertos, de izquierda a derecha, Daniel Rafuls, Roberto Conde, Andry Matilla y, como moderador, Rafael Hernández. Foto Karel Pérez Alejo/Temas.

Foto: Karel Pérez Alejo/Temas.

Foto: Karel Pérez Alejo/Temas.

Foto: Karel Pérez Alejo/Temas.

Foto: Karel Pérez Alejo/Temas.

 

Foto: Karel Pérez Alejo/Temas.